Artículo Seleccionado

NO01 Puente Piedra-Villa El Salvador “El Chino”

Conectando Puente Piedra al norte con Villa El Salvador al sur de la ciudad, la línea roja, la NO01, es “El Chino”. “El Chino”, son buses celestes y son considerados como la conexión más rápida de norte a sur a lo largo de la Panamericana.

“El Chino” comienza en Puente Piedra y cruza por Pro en Los Olivos hasta llegar a la Panamericana Norte. Desde aquí va por todo el camino hacia el sur a través de la Vía de Evitamiento y luego, por la Panamericana Sur hasta el Puente Atocongo. Aquí, “El Chino” se aleja de la Panamericana con el fin de pasar a través de Villa El Salvador camino a su parada final en la avenida Lima al extremo lejano de Villa El Salvador en el límite con el distrito de Villa María.

Artículo Seleccionado

Centro de Lima

Desde Miraflores, la Ruta Recomendable para dirigirse al Centro de Lima es la OM23 (línea azul). Puede subirse en el Óvalo de Miraflores (Parque Kennedy) o en cualquier lugar a lo largo de la avenida Arequipa.

El trayecto hasta el Centro de Lima tomará cerca de 20-30 minutos. El costo será de S/.1.20 si usted se sube en el Óvalo de Miraflores o S/. 1.00 si se sube en Angamos o más cerca al Centro de Lima. El precio del pasaje (ticket) es un tanto arbitraria, por lo que le podrían cobrar en cualquier lugar entre S/. 1.00 o S/. 1.50. Nunca pague más de S/. 1.50.

Baje en la avenida Grau cerca al Museo de Arte de Lima (MALI). A partir de aquí todo está a poca distancia. Una cuadra más al norte está el Real Plaza, centro comercial que incluye un Starbucks. El Hotel Sheraton está también aquí, así como la Estación Central del Metropolitano.

Artículo Seleccionado

un Ceviche con entrada de cortesía

Cada país tiene su propia obsesión. Los británicos tienen el clima, los alemanes la puntualidad. En el Perú es la comida. La primera pregunta hecha a los extranjeros es generalmente: ¿Qué comida te gusta? Y para ser justos, en Lima encontrará un montón de buena comida. Un plato especialmente recomendado es el Ceviche.

Artículo Seleccionado

Dateros y Relojes

Una de las preguntas más intrigantes en el mundo de las combis de Lima es: ¿Quiénes son esos hombres misteriosos que se encuentran en tantas esquinas, gritando códigos inentendibles a los cobradores o a los conductores (e incluso parece que se les paga por ello)?

Estos hombres (y mujeres) son dateros (viene de la raíz “datos”). Ellos forman una parte vital del sistema de la combi, ya que permiten a los conductores mantener la frecuencia (al menos en teoría, porque no es raro ver a dos o a veces hasta tres combis de la misma línea pasando juntas). El otro elemento de este sistema es el buen reloj de antaño. Se trata de un aparato en el que se inserta un pedazo de papel y se sella la hora.
En muchas, si no en la mayoría de rutas, el cobrador tiene la obligación de hacer sellar una hoja de asistencia en varios puntos a lo largo de la línea. De esta manera, la administración puede comprobar dónde estaban en ese momento. Esto sirve para garantizar que no se están tomando un largo y agradable descanso en lugar de estar trabajando. Contar con la información obtenida de otras combis, también sirve para analizar en qué medida se ha mantenido la frecuencia requerida.